Soy Janine Fafard, fundadora de Tapping Into Soul

Para pasar del miedo a la libertad, necesitas volver a casa: a tu Alma. Tu Alma no tiene miedo. Tu Alma es pura felicidad.

 

Hace m√°s de 15 a√Īos, escrib√≠ sobre mi miedo m√°s profundo en un Encuentro de Mujeres en la Isla de Iona en Escocia. Aquellas palabras todav√≠a resuenan en m√≠, y me doy cuenta de que describen los retos que he tenido que enfrentar para descubrir el poder que habita en mi propia existencia.¬†Te lo comparto ac√°:¬†

Si pudieras ver im√°genes de mi vida proyectadas frente a ti, viajar√≠as al norte de Quebec en el a√Īo 1957. En ese peque√Īo pueblo, encontrar√≠as a una ni√Īa franco-canadiense de cinco a√Īos, la m√°s joven de nueve hermanos. A menudo, sol√≠a pasar horas mirando el cielo nocturno, sintiendo una extra√Īa sensaci√≥n de a√Īoranza que me invad√≠a por completo.

A pesar de estar en casa rodeada de mi familia, hab√≠a algo en mi interior que me hac√≠a sentir que no pertenec√≠a all√≠. Sent√≠a que mi verdadero hogar estaba en alg√ļn lugar fuera de la tierra, m√°s all√° de las estrellas y el universo. Con frecuencia, estas emociones me abrumaban y me llevaban a llorar mientras miraba al cielo.

En ese tiempo, un evento traum√°tico se arraig√≥ profundamente en mis c√©lulas, aunque en ese momento permaneci√≥ oculto en mi mente inconsciente hasta mi adultez. Este suceso sembr√≥ en m√≠ la b√ļsqueda incesante de Dios, a quien en aquellos d√≠as conoc√≠a solamente como el Padre (esta es otra historia, pero por ahora no quiero desviarme puedes leerla ac√° en otro momento).¬†

En 1964, mi amado padre biol√≥gico falleci√≥. A ra√≠z de este acontecimiento, me arrancaron de mi entorno y me traslad√© a la gran ciudad. A los 14 a√Īos, casi logro ganar un concurso nacional para convertirme en una joven astronauta, en un intento por acercarme a Dios.

A los 15 a√Īos, escrib√≠ un ensayo profundamente pesimista titulado "Tierra", en el estilo de Agamen√≥n, el cual fue muy elogiado por mi maestro. En √©l, describ√≠ a nuestro planeta como una entidad viva y preciosa que no ten√≠a otra opci√≥n que exterminar a los par√°sitos que la estaban matando. Me sent√≠a impotente e incapaz de corregir los horrores infligidos a la Madre Tierra por los humanos.

A los 16 a√Īos, viaj√© por todo Canad√° hasta llegar al √Ārtico, donde experiment√© mi primera revelaci√≥n de la Unidad. A pesar de ello, mi coraz√≥n segu√≠a llorando.

Durante muchos a√Īos, busqu√© consuelo en libros y viajes, al mismo tiempo que desarrollaba una mente racional para protegerme. Trabaj√© en el negocio de los viajes en tierras ex√≥ticas, lo cual se convirti√≥ en mi evasi√≥n.

Disfrut√© creando y manifestando las "vacaciones de ensue√Īo" de otras personas. Pero a medida que avanzaba en mi carrera, tambi√©n pas√© de trabajar arduamente a vivir el glamour fr√≠volo; de rodearme de mucha gente a largos per√≠odos de aislamiento; de conversaciones intelectuales-filos√≥ficas secas a acalorados argumentos metaf√≠sicos. Sin embargo, en lo m√°s profundo de mi ser, mi coraz√≥n segu√≠a llorando.

Durante la Semana Santa de 1989, tuve la oportunidad de estar a solas con Eileen Caddy, la fundadora de Findhorn, en la sala de meditaci√≥n. Ah√≠ le supliqu√© a Dios que me mostrara cu√°l era mi prop√≥sito en la vida. En mi mente aparecieron unas letras enormes y v√≠vidas que dec√≠an "PAZ MUNDIAL" sobre un fondo azul infinito. Este momento fue el culmine de una conferencia de una semana sobre "Psyche & Soul" (psique & alma), que represent√≥ el final de un intenso per√≠odo personal de cuatro a√Īos de pr√°cticas espirituales y formaci√≥n informal en psicoterapia en Montreal.

Mi maestra en ese momento era una mujer dotada, pero también buscaba el poder. Nuestra relación terminó de manera dolorosa, pero me liberó para descubrir nuevos territorios, tanto literal como metafóricamente. Siguiendo las órdenes del espíritu, me mudé a Victoria, Columbia Británica, donde fui recibida por el Universo con bendiciones, visiones y orientación. Fue en ese momento cuando empecé a encarnar mi energía guerrera arco iris.

Después de mi experiencia en Findhorn, organicé el Día de la Tierra de 1990 en Canadá, lo cual fue seguido por un período difícil de cuatro meses que incluyó el abuso de poder de un supuesto socio del proyecto. Como resultado, me mudé a Costa Rica con un contrato de cuatro meses, pero acabé quedándome por allí durante cinco siguiendo a mi espíritu.

En 1990, comenc√© a ense√Īar yoga, lo que me permiti√≥ conectarme lentamente con la energ√≠a de la Madre Divina. Desarroll√© mi propio trabajo de sanaci√≥n llamado Memoria Celular, y comenc√© a facilitar conferencias y talleres. Tambi√©n fund√© la Conexi√≥n Arco Iris de Costa Rica, un negocio local e internacional de redes y viajes espirituales. Fue una idea avanzada para su tiempo, lamentablemente no dur√≥ mucho.

En mediados de 1994, sufr√≠ una traici√≥n dolorosa que me llev√≥ a un viaje de tres a√Īos por Estados Unidos, Canad√° y la selva de Yucat√°n. Durante mi breve estancia en Guatemala, experiment√© una crisis que me hizo sentir que estaba muriendo, por lo que regres√© a Costa Rica a finales de 1997. All√≠, fui apoyada por maravillosas hermanas del alma que me brindaron su ayuda para salir adelante.

Desde mi infancia, siempre supe que había elegido el camino menos transitado. Además, mi deseo de explorar el espacio exterior se convirtió cada vez más en una exploración interminable del "espacio interno". Al sumergirme en mi propia psique, he sido capaz de "mantener un espacio" para que las personas puedan reconectarse con su propia alma. La frase del Dr. Frawley "Llegar al nivel del alma es la clave de todas las formas de curación" se convirtió en mi lema.

Mis sesiones privadas, ahora llamadas Tapping into Soul, han evolucionado en un proceso muy poderoso. Me encanta abrir puertas y capacitar a cada persona para que se convierta en su propio cham√°n, su propio sanador, su propio ser. Traer la paz interior al coraz√≥n de cada uno de mis amigos del alma me ayuda a cumplir la direcci√≥n que se me dio hace 30 a√Īos en Findhorn: ¬°la paz mundial!

Por a√Īos cre√≠ que le tem√≠a al poder, pero realmente lo que le temo es al abuso del poder, me doy cuenta ahora que ah√≠ donde sientes miedo es donde se oculta tu misi√≥n en el mundo. Es mi responsabilidad honrar esa misi√≥n y permitir que mi luz brille, para iluminar el camino de aquellos que buscan su propia verdad, para que puedan encontrar su propia paz interior y cumplir su prop√≥sito en la vida.

¬ŅQuieres volver a casa, a tu alma?¬†

Déjame tus datos y me pondré en contacto contigo en breve para brindarte más información.